25 de enero de 2016

Una caja de cartón

La vida cabe en una caja de cartón. Palabras pensadas e improvisadas, tinta, cartas, viajes, remitentes, fotografías, postales, tachones, recuerdos, ciudades, abrazos, tequieros, sellos, felicitaciones, gracias, notas, direcciones, losientos, sorpresas, recortes de periódico o su primer post it en el espejo del baño. Todo cuenta. Y si hace sonreír o llorar, seguro que mereció la pena.